"zoocosis". estela de castro

"zoocosis". estela de castro
El antropocentrismo provoca que el ser humano se crea el Dios de la Naturaleza, el dueño del mundo, el centro del Universo. Por ello siente que tiene el derecho de encerrar animales salvajes dentro de una especie de maqueta llamada Zoo. En el año 1756 se inaugura en Viena el primer Zoo tal y como lo conocemos hoy en día. Pero se tiene constancia que ya desde el año 1520, existían colecciones privadas. Desde entonces, millones de animales salvajes han sido secuestrados o criados en cautividad con el único objetivo de exhibirlos y ganar dinero con ello, intentan justificar la existencia de los Zoos con la conservación y estudio de las especies. Animales que han sido arrancados de sus familias, en muchos de los casos cuando son crías matando para poder capturarlos a parte de su familia, han sido despojados de sus instintos y sacados de su habitat. Pretender educar con ello a niños y niñas hacia el respeto por la naturaleza con estás prácticas, se trata de una educación errónea, ya que lo único que pueden aprenden es que el ser humano tiene el derecho de privar a los animales de su libertad en su propio beneficio. Esa falta de libertad y el confinamiento provoca en los animales conductas estereotipadas y repetitivas generadas por el estrés, la soledad y la apatía, dando lugar a un síndrome llamado Zoocosis. La Zoocosis provoca en ellos daños mentales que los lleva a auto mutilarse, dar vueltas en círculos o deambular siguiendo siempre el mismo recorrido, comerse sus propios excrementos, balancearse de forma obsesiva, lamer repetitivamente paredes o barrotes de las jaulas, o volverse agresivos, son solo algunas de las conductas que puede provocarles esta patología. Durante más de dos años hemos acudido a varios Zoos, principalmente el Zoo de Madrid y hemos podido comprobar en persona cómo la mayoría de los animales presentan alguno o varios de estos síntomas. Hemos realizado este proyecto utilizando el video y la fotografía como lenguaje para plasmar su sufrimiento y denunciar con ello las condiciones en las que se encuentran. El primer día que te vi, dabas vueltas de un lado a otro de tu jaula, sin parar. Estabas herido, tu cara se veía deformada y tenías la mirada perdida. Posé mi mano sobre el cristal, para que sintieras que no estabas solo, que me importaba tu dolor. Las personas se paraban a mirarte, con sus hijos, de la mano, y te sonreían como si eso te hiciera feliz, porque a los niños se les miente, para no hacerles daño. Nunca volví a verte caminar, supongo que estabas sedado, así nadie notaría que tenías Zoocosis, o tal vez, la tristeza recorría todo tu cuerpo y no dejaba que pudieras moverte. Poco tiempo después, habías desaparecido, me imaginé que habrías muerto, sentí tristeza, pero también alivio. Tu muerte era lo único que podía liberarte. Autor vídeo: Juan Cañamero Más info Web: esteladecastro.com Instagram: estela_de_castro
Fecha del evento
-
Hora
Martes a viernes, 11:00-13:30 y 18:00-20:30 h. Sábados: 11:00 - 14:00 h. Lunes, domingos y festivos: cerrado
Dirección
Sala Rivadavia

Sugerencias